Recuperación de Dante, después de la extirpación de bazo

06 Abril, 2017

Recuperación de Dante, después de la extirpación de bazo

Dante, es un perro de raza Labrador Retriever que tiene 10 años y medio de edad, que llevaba varios día orinando muy oscuro, estaba un poco decaído y quizás un poco inapetente. Su dueña estaba bastante preocupada por el cambio que había visto en su mascota y decidió acudir a nuestro centro veterinario. Esto ocurrió hace unas dos semanas. Al realizar una exploración general, nos comenta su propietaria que está tomado antibiótico por vía oral desde hace unos días, sin observar ninguna mejoría. Proponemos a su dueña realizar una analítica sanguínea y otra de orina, para así poder evaluar el estado del animal. Ninguna de esas dos pruebas nos dan pistas sobre lo que le pasa a Dante. La sospecha que tenemos es un posible tumor en hígado o bazo, pero tenemos que descartar otros posibles masas,por ello realizamos radiografías de pulmón, en las que no se observan alteraciones significativas. Nos quedaba mirar en el abdomen, la prueba elegida es una ecografía abdominal, que confirma una masa en la zona del bazo. Ante esta situación la mejor opción que tenemos para solucionar el problema de Dante es la cirugía. Hablamos con su dueña, le explicamos que es una cirugía a realizar cuanto antes y los riesgos que existen en dicha cirugía. Sin dudarlo, nos da el consentimiento para operar y preparamos todo para realizar la operación ese mismo día. Antes de la anestesia también realizamos un electrocardiograma y una medición de la presión arterial del animal , para tener la máxima información del paciente y minimizar los riesgos anestésicos durante la cirugía. La cirugía que llevamos a cabo en el centro veterinario Dobican, bajo anestesia general inhalatoria, se llama esplenectomía. Esta cirugía consiste en la extirpación del bazo del animal, que era donde estaba situado el tumor. Dicho tumor resultó ser un hemangiosarcoma, tumor muy agresivo, y cuya mejor forma de eliminarlo es extirpar el órgano afectado, en este caso el bazo. El tamaño de la masa era de 8 centímetros de diámetro, como una pelota de tenis. Los días siguientes a la operación eran muy importantes. Poco a poco el color oscuro de la orina fue desapareciendo, la mascota fue recuperando el apetito y volviendo despacito a realizar una vida normal. Aunque el pronóstico de esta enfermedad es reservado y tendremos que revisarle y realizar pruebas periódicamente, a día de hoy, quince días después, Dante evoluciona favorablemente y tanto él como su dueña están muy contentos, de lo cual nos alegramos y especialmente cuando vemos a Dante contento en sus visitas a la clínica.

Compartir:

Centro Veterinario en Toledo
  • Dirección: Avda. Río Boladíez, 34
  • Ciudad: Toledo (España)
  • Teléfono: 925 240 928
  • E-mail: info@dobican.com